En este post encontrarás 7 sencillos remedios anti-estrés que puedes aplicar para relajarte y quitarte ese estrés que tienes de tus días.

Continuación:

Un poquito de estrés de vez en cuando es bueno. Y, después de un episodio en el que estamos presionados, se aprecian mucho más ciertos momentos de sosiego.

Sin embargo, el estrés día tras día, ése que dura más de la cuenta, no es nada beneficioso; desgasta progresivamente la capacidad de disfrutar bastantes momentos.

Por ser el estrés excesivo enemigo potencial del bienestar cotidiano, es por lo que le dedicamos tanta atención. Hay que mantenerlo a raya y hoy recopilamos algunos remedios muy sencillos para ese propósito.

remedios antiestrés

1. Hacer una recopilación de canciones favoritas

Nuestra música favorita no sólo hace que se desvanezcan las preocupaciones; también relaja.

La música está tan ligada a la memoria que evoca los momentos felices (o tristes) asociados a esos sonidos. Nos quedamos con los recuerdos felices en este caso.

2. Controlar la respiración

Cuando estamos bajo presión, respiramos más rápidamente y esto aumenta la ansiedad. Para ponerle freno, vamos a hacerlo tranquilamente. ¿Cómo? Por ejemplo, con la regla del 4-7-8 (inhalar 4 segundos, retener 7 segundos, exhalar 8 segundos).

Con este ejercicio llegará oxígeno a las células, que es justo lo que necesitan para ayudar al cuerpo a relajarse.

3. Reír

La risa es un poderoso recurso anti-estrés. Ya hemos hablado de sus efectos (por si les quieres echar un vistazo) y de cómo desembocan en una sensación global de bienestar. Por tu salud, ríe.

4. Hacer una lista

Hay personas a las que les relaja plasmar por escrito cuáles son sus preocupaciones, bien sea por el simple hecho de dejarlas salir o porque les ayude a reflexionar.

Vamos con un ejercicio para ayudarse con las listas. Consta de dos pasos:

(1) Se escriben situaciones de estrés vividas con anterioridad y se tiene el listado a la vista, para pensar durante dos semanas cuáles fueron las causas por las que uno sintió estrés en dichas situaciones.

(2) Después de esas dos semanas, se hace otra lista. Ésta será de las causas de estrés que hemos pensado en esos días. Y lo que sigue es pensar en soluciones para cada causa en particular.

A veces son tan simples que se remedian con algo tan simple como, por ejemplo, levantarse por la mañana 20 minutos antes o cosas del estilo.

5. Centrarse en el momento presente

Que sea únicamente la tarea que realizamos ahora mismo la que ocupe nuestros pensamientos. Aumentará la productividad, disminuirán los errores y mantendremos lejos el agobio.

6. Sostener un lápiz entre los dientes

Se trata de atrapar el lápiz entre los dientes de tal forma que estiremos los “músculos de la sonrisa”. (Una sonrisa natural sería lo suyo, pero si no sale siempre nos queda el lápiz.)

Cuando estos músculos están en “posición sonrisa“, el cerebro interpreta que todo va bien y, para festejarlo, libera endorfinas. Pues sí. Qué cosas hace el cerebro…

7. Levantarse con la luz solar

Esto tampoco es una opción que tenga todo el mundo, pero hay que añadirla a la lista de los truquitos efectivos.

Conforme el sol avanza, nuestra temperatura corporal aumenta, nos activamos progresivamente y se van liberando las hormonas que necesitamos para cada momento del día. Esa sincronía nos beneficia.

Un despertar muy, muy relajado en comparación al de levantarse con la alarma infernal del despertador a las seis de la mañana y salir corriendo. Nada que ver.

Como siempre, espero que te sirva alguna de estas ideas anti-estrés.

Imagen de Ignacio Conejo

Contenidos por TusBuenosMomentos.com


Algo especial para ti

 

En Trabaja Y Triunfa escribimos de negocios, pero también hacemos negocios. Te invitamos a ver lo que hacemos.