¿Quisieras comer saludable, bajar de peso y a la vez ser feliz? ¡La dieta de la felicidad es para ti! Aquí te explicamos todo. ¡ENTRA!

Continuación:

Durante siempre, he visto cómo las personas se ponen a dieta para así lograr reducir peso, tener una alimentación saludable, pero JAMÁS una que los haga más felices.

A menudo la palabra “dieta” es relacionada con dolor, con mucho sacrificio, y tortura, pero déjame decirte algo…

Los expertos en nutrición dictan que una buena dieta no sólo debe favorecer tu salud, también debe hacerlo con tu FELICIDAD.

Por eso, hoy te presentaremos cómo encontrar la dieta de la felicidad.

La comida y su relación con el estado de ánimo

La comida con relación al estado de ánimo.

Foto: Clarín.

Unos científicos hicieron un estudio, en colaboración con alrededor de 100 personas con obesidad, entre edades de 34 y 64 años.

Estas personas eligieron hacer una de las dos siguientes dietas a continuación:

  • La primera llevaba comida de poca grasa, pero muchos carbohidratos (como pan, papas, pasta, etc).
  • La segunda constaba de pocos hidratos de carbono, y comida con mucha grasa, carne y lácteos.

La dieta de la felicidad está presente en una de estas dos, pero ¿cuál fue la correcta? ¿qué diferencias hubo de una y otra?

Este experimento se llevó a cabo por 1 año, y ambas dietas parecían tener éxito, ya que en ambos casos, las personas llegaron a perder alrededor de 14 kilos.

Cuando fueron las primeras 8 semanas, en ambos casos las personas mostraron perder el enojo, confusión y depresión, pero 1 año después las personas que se sometieron al primer experimento mantenían el buen humor, y las del 2do experimento NO.

Esto da como conclusión que hay determinados alimentos que provocan que la persona se irrite, se enoje, y hay otros que estimulan las hormonas de la felicidad.

Además que favorecen a las células nerviosas, lo que provoca que nos sintamos relajados.

El buen hábito de comer bien

La dieta de la felicidad.

Foto: Infobae.

Analizando el resultado del experimento que te comentamos, por eso debemos evitar hacer estrictas dietas, dejar de consumir suplementos que son dudosos, etc…

Lo que debes hacer es buscar dietas que te favorezcan tanto física como mentalmente: ahí está la dieta de la felicidad.

Esto quiere decir que te alimentes de forma rica y variada, tomando como referencia el experimento australiano.

La dieta correcta hacia la felicidad

Los ingredientes de la dieta de la felicidad.

Foto: Adelgazar – Bajar de Peso.

Puedes comer de todo si sigues las reglas que ejercen la dieta de la felicidad:

  • Bebe al menos 2 litros de agua diariamente.
  • Encuentra un ejercicio aeróbico y practícalo.
  • Realiza 4 o 5 comidas al día.

Todo esto en una forma moderada, sin hacer algún cambio, y no te olvides de respetar los horarios para que puedas hacerlo un hábito.

Alimentos esenciales

Ya vimos las reglas que requiere la dieta de la felicidad, ahora veremos algunos ingredientes que puedes incluir en ella:

  • Es fundamental consumir comida baja en grasas, pero muchos carbohidratos. Comer alimentos como verduras, frutas (altas en vitaminas), repollo, lácteos, cereales, etc…
  • Consumir alimentos que te ayuden a relajarte. Estos pueden ser frutos secos, como germen de trigo, semillas de girasol, etc…

Los alimentos influyen en el envejecimiento

Alimentos que te mantienen joven.

FOTO: ABC.es

Algunos expertos mencionan que la comida que ingerimos, influye en la rapidez con la que envejecemos.

Entonces, ¿qué debemos consumir para poder ahorrarnos unos años?:

  • Expertos en el tema recomiendan consumir vitamina C, la cuál se puede encontrar principalmente en frutas y verduras.
  • Del mismo modo, consumir vitamina E, la cuál ralentiza la aparición de arrugas. Puedes consumir frutos secos, vegetales, yema de huevo y cereales.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina A, como las calabazas, zanahorias y albaricoques.

Para poder consumir todo esto en proporción, te recomendamos prepararte una ensalada de frutas, zumos o un plano de alimentos que cumplan con estos requerimientos.

Siguiendo todas estas pautas, las cuales no requieren de un esfuerzo grande, podemos estar tanto jóvenes, saludables y positivos. ¡Ahí está la dieta de la felicidad!