¿Crees en el azar? Pues déjame decirte que la suerte no existe, y aquí te contamos los motivos del porqué. ¡ENTRA!

Continuación:

Seguro habrás oído a muchas personas que dicen “Wow, su compañía tiene mucho éxito, vaya suertudo”, “Mira a ese tipo, tiene mucha suerte tener un cuerpo así”, etc…

Yo, por lo menos, lo escucho cada semana salir de la boca de la gente. Pero todos ellos tienen algo en común: ESTÁN EQUIVOCADOS, ya que eso no existe.

Si hablamos del azar, como en los juegos, ahí se podría definir que sí, pero en el caso del éxito o triunfo de una persona, eso no existe.

¿Por qué la suerte no existe?

La suerte no existe.

La gran mayoría de las personas aún piensan que el triunfo de una persona se debe al resultado de esto. Pero, ¿cómo darse cuenta de ello?

Simple: sólo ve a el famoso Google y escribe “Cómo ..”, y el propio buscador te arrojará resultados como:

Cómo generar dinero de forma fácil y rápida, cómo marcarme sin esfuerzo, cómo […] fácil, cómo […] rápido, etc, etc…

Esto es demasiado triste y demuestra que nos hemos hundido como sociedad, adquiriendo un mal concepto de cómo se logran las cosas en verdad…

Toda persona que ha alcanzado el triunfo, sabe que lo que hizo no fue nada fácil, no fue nada de rápido, ni mucho menos divertido al 100%.

Debes de cambiar de ideología y dejar de decir: “Pues espero la suerte me de una mejor vida en el futuro”. ¡La suerte no existe!

En vez de esperar a que todo ocurra de forma natural, trabaja en formar tu futuro, la vida que quieres, la vida que deseas.

Crea tu propia suerte

Eso es lo que deberías de decir: ¡Voy a crear la mía!

Si la suerte no existe, ¿cómo llegar al éxito?

Crea tu propia suerte.

La “suerte” se da cuando la preparación, el esfuerzo, tiempo, paciencia y dedicación se combinan para crear precisamente eso: ÉXITO.

Si alguien se vuelve millonario, es porque hubo esfuerzo, trabajo inteligente, paciencia, y hasta fracasos.

Si una persona gana una medalla en los juegos Olímpicos, es porque entrenó muy duro, tomó rutina de alimentación, se despertaba temprano, etc…

Ejemplo de quien sí crea su propia suerte

Si tú participas mucho en la lotería, bueno… déjame decirte algo:

Estás (junto a miles y miles de personas más) enriqueciendo a la empresa u organizador de esa lotería. Este persona SÍ que sabe crear la suya propia.

De nuevo lo repito: ¡la suerte no existe!