Hablemos de la indisciplina laboral: qué errores podrías estar cometiendo en la oficina, que te pueden llevar a ser despedido de la empresa. ¡AVERÍGUALO!

La indisciplina laboral es cuando incumples lo estipulado en tu contrato como empleado dentro de una empresa, ya sea sin querer o queriendo.

Tienes que tener mucho cuidado, ya que incluso como te comportas en la oficina puede ser un despedida para ti de la empresa, y supongo que no quieres eso, ¿verdad?

Bueno, es por eso que te vamos a presentar estos errores que NO debes cometer dentro de la oficina. ¡Vamos!

Errores que NO debes cometer en la oficina

Usar ropa deportiva

Tal como lo ha mencionado la diseñadora de modas Carolina Herrera, “la ropa deportiva es para el gimnasio”, evita lucir estos atuendos en tu trabajo, ya que te darán una apariencia informal y poco profesional.

Sabemos que podrías ser fitness, o que antes de ir al trabajo vayas al GYM, pero las cosas como son: es de MALA educación ir así a tu trabajo, además de que se ve poco profesional, e incluso a los clientes de la empresa les incomodaría mucho.

Error número 1: Usar ropa deportiva.

Usar música en alto volúmen

A todos nos gusta escuchar música, pero te voy a hacer una pregunta:

¿Acaso no te incomoda que alguien ponga en alto volumen una canción que te desagrada?

No estoy diciendo que tus canciones favoritas sean malas, es que te debes de poner en el lugar de otras personas que probablemente no les agraden tus gustos.

Además fuera de eso, distrae a la gente que trata de concentrarse en lo que hace, por lo que también en una falta de despeto.

Esta es una indisciplina laboral tremenda en mi opinión. Usa auriculares para que así no molestes a tus compañeros de trabajo.

Hacer llamadas personales

Sabemos que puede haber una situación demasiado urgente a la cuál debas atender, si ese es el caso, asegúrate de NO darle el teléfono de la oficina a tus contactos, ya que podrías ocupar líneas de clientes poteniales.

Además, te recomendamos que vayas a un lugar apartado, en el que puedas atender tu llamada con tranquilidad, para así no distraigas al personal que esté cerca de ti.

De igual forma, otra recomendación es que moderes tu voz, no la alces, porque si no sí los vas a distraer.

Error número 3: hacer llamadas personales.

Realizar actividades extra laborales

Tu oficina es tu lugar de trabajo relacionado con la empresa.

Cuando acabes lo que tienes que hacer, por nada en el mundo te quedes a atender asuntos personales ahí, tales como proyectos personales o cualquier cosa que no tenga que ver con tu empleo.

Sólo imagínate que estés gritando: “¡Hija, te voy a castigar, obedéceme!”. Es una indisciplina laboral intolerable.

Te sugerimos desalojar la oficina e ir a otro lugar para realizarlo, ya sea tu casa o algún café por ahí.

Llevarte con tus compañeros

Como solían decir mis padres cuando de pequeño me peleaba con mis hermanos:

Ya estás grande, compórtate como una persona madura.

No lo comprendía, pero ahora todo tiene sentido. Sí, a veces se puede tornar aburrido la jornada laboral y buscas con qué distraerte, pero no lo hagas con tus compañeros de trabajo.

También es cierto que es fundamental hacer relaciones y fundamentar la confianza entre todos, pero debes entender que puede que ellos estén demasiado ocupados o concentrados en lo que estén haciendo.

El compromiso laboral es fundamental en tu empleo, y hacer este tipo de cosas se considera como una falta de respeto hacia el personal de la empresa.

Error número 5: llevarte con compañeros de trabajo.

Emplear palabras groseras

Este quizá es la mayor indisciplina laboral que puedes cometer: decir groserías. Tan sólo imagínate que tu jefe te escuchase, o peor aún: que algún cliente potencial para la empresa lo haga.

No sólo se llevarán una muy mala imagen de ti, también lo harán con la empresa. Debes de dejar de hacer esto y comportarte como profesionalista, ellos no hacen eso con en sus trabajos.

Haz esto con gente de confianza PERO sólo fuera de tu empleo, como en un bar, en la calle o donde quieras que no sea un trabajo.

Ataques emocionales

Recuerda que la oficina es de todos y es por ello que con tus acciones harás que el trabajo fluya con sencillez y tranquilidad.

Puede que en verdad estés pasando un mal momento, o un día súper pésimo, pero debes aprender a controlar tus emociones: no llores, no te tornes agresivo, ya que esto hace saber a la gente que eres una persona inestable.

Si es demasiado urgente y deseas desahogarte, levántate de tu escritorio, ve al baño o a algún otro lugar tranquilo y relájate.

Te recomendamos que compres un jugete anti estrés y lo aprietes lo más que puedas, eso también te ayudará a liberarte. Procura que tus compañeros de trabajo no noten lo que está pasando en ese momento.

Así que ya sabes: la indisciplina laboral en la oficina se debe de evitar a toda costa.