¿Piensas en rendirte ahora? Aquí te daré los motivos que necesitas saber para NO RENDIRSE nunca ante los obstáculos. ¡ENTRA!

Continuación:

La vida está llena de obstáculos, situaciones que nos hacen dudar, cuestiones que nos dan mucho miedo, e incluso, una que otra, que nos incite a rendirnos.

El problema no está en el miedo, tampoco en las dudas, está en lo último que mencionamos: en que te rindas, ese es el problema.

Si ya lo has hecho, no es el fin del mundo, por eso estás aquí, para saber por qué no rendirse nunca ante los obstáculos. ¡Acompáñanos!

¿Por qué las personas se rinden?

La mayoría de las personas se rinden.

La gran mayoría de las personas ha experimentado esto por lo menos 1 vez en su vida, pero sólo pocos logran percibir lo que te contaré en un momento.

Otras simplemente no, y siguen rindiéndose una y otra vez hasta el infinito, pero, ¿por qué lo hacen?

Bueno, vamos desglozando el rompecabezas:

Pereza

Cuando ven el tiempo que dura cumplir una meta, la pereza los domina, los engulle y les hace retroceder para estar en la comodidad.

Miedo

Las personas que experimentan esto a menudo se preguntan: “¿Qué dirá la gente?”, “¿Y si no funciona?”, “¿Y si al final no lo logro?”.

Las personas que tienen estas preguntas no confían al 100% de ellos mismos, dudan de sus capacidades y tienen miedo a arriesgarse y siempre se quedan con la duda.

Obstáculos

Cuando sienten que van bien, y luego hay un bajón en el progreso, piensan que eso significa derrota, y lo toman muy negativamente y retroceden.

¡Nunca se cuestionan por qué no rendirse frente a estas situaciones!

Influencias

Si has experimentado un negocio, probablemente algún familiar o amigo te haya dicho: “No lo hagas, te van a estafar”.

O si aún peor: “Tú no vas a ser bailarín, serás ingeniero químico al igual que tu padre”. Y la gente sigue esos comentarios tóxicos.

¿Por qué las personas se rinden?

Cómo NO rendirse nunca

Deja de hacer lo que hace la gente que se rinde

La pereza es la mejor amiga del fracaso, no abandones un sueño por el timpo que tome porque IGUAL PASARÁ EL TIEMPO.

¡Pierde el miedo! No te quedes con la duda de qué pasará. La mejor manera de averiguarlo es HACIÉNDOLO. Si tienes miedo, HAZLO CON TODO Y MIEDO.

Toma los obstáculos como un reto para demostrar lo fuerte que eres, no los tomes como tal. Son pruebas que la vida te pone para que demuestres que eso no te detendrá.

Deja de seguir influencias. Si tienes un sueño ve a por ello y punto. Si tu corazón te dicta que eso es lo que quieres, ¡VE A POR ELLO! Tú tienes el control de tu vida, no los demás.

Estos son motivos principales para no rendirse, pero hay muchos más que quisiera comentar contigo:

Persevera ante todo

La perseverancia es una clave para alcanzar tus sueños, es continuar hacia tu meta a pesar de las dudas, de las influencias, de TODO.

Gracias a la perseverancia, te mantendrás enfocado, fijo en lo que quieres. Aprende a desarrollarla.

Busca estrategias

Elabora un plan para llegar al éxito de tu meta. Sé inteligente y busca formas de hacer las cosas más sencillas, o dicho de otra forma, nuevas formas de llegar a donde quieres.

Cuando eres estratega, tienes el control de tus movimientos, sabes cómo y cuándo actuar, como un león asechando a su presa en el momento indicado. ¡Sé un LEÓN!

Visualízate

Visualízate logrando lo que quieres.

Para no rendirse nunca, es importante tener muy en claro dónde quieres llegar.

Si tu objetivo es viajar por el mundo, visualízate estando en viendo los árboles Sakura en Japón, o arriba de la torre Eiffel, o donde quieras ir.

Al amanecer y antes de irte a dormir, te aconsejo que lo hagas. Siente esa emoción y ese hambre de éxito en ti, ¡siente cómo fluye!

Recuerda todo lo que has logrado

Recuerda todas esas dificultades que has pasado a lo largo de tu vida que ha superado, todos esos retos que has logrado.

Ninguno pudo contigo, entonces, cuando sientas que te vas a rendir, que no sea el primero ese reto el que te derrote.

Cuando sientas que quieres rendir, recuerda por qué empezaste ese sueño.

Toma un respiro

Es importante saber cuándo tomar un respiro. Las cosas se pueden poner muy difíciles, sí, pero rendirte NUNCA será una opción.

Sal a jugar al parque, ve al cine, a tomar una cerveza, lo que sea que te despeje un rato, y después, toma un respiro, y de regreso a luchar por eso que quieres.

Si quieres descansar, hazlo, pero NUNCA te rindas.

Espero estos motivos para no rendirse nunca te hayan servido. Tú puedes, sólo debes creerlo.